miércoles, 20 de septiembre de 2017

Jersey Calado de Algodón

¡Buenos días!

Hoy toca dejar un poco de lado la lana para pasarnos al algodón.

Y es que hoy vengo a presentarte uno de los proyectos a medias que pretendía terminar dentro de mis buenos propósitos 2017.

El caso es que la historia de este jersey es larguita. Si mal no recuerdo, lo empecé a finales de 2014 o principios de 2015 con la idea de tenerlo listo para primavera.

Lo ví un día ojeando una revista Filati y fue un flechazo. Me gustaron tanto el patrón como el color.




Me gustó el patrón porque combina varios calados, y es una de las opciones de ropa a las que yo les saco bastante partido: en entretiempo puedo usarlo con una camiseta de tirantes debajo, y cuando haga un poco más de frío puedo cambiarla por una básica de manga larga.

Por cierto, debo decir que no encontré ninguna pega a la hora de seguir el patrón. En este caso estaba bien explicado (cosa que no puedo decir de otras revistas...).

Quizá la única pega que le vi fue el largo de la manga. Tanto en la foto como en las medidas del patrón me dio la impresión de no llegar hasta el puño. Pero ese pequeño contra tenía fácil solución. 

De modo que me hice con unos ovillos de algodón en un tono parecidísimo al del patrón original y comencé mi jersey.




Cuando ya estaba llegando a la sisa, me lo probé... y comprobé que me estaba enorme (debo decir que me salté hacer la muestra... ejem, a veces no aprendo).

Así que nada: tirón y comienzo de nuevo. Eso sí, tomé nota de las medidas antes de deshacer para "tener mi muestra". Volví a montar los puntos, y volví a tejer y tejer.

Esta "toma dos" coincidió con una operación para quitarme unos clavos y unas placas de la espalda. Así que durante unos días tuve que pasar a labores más sencillas y que se transportaran mejor. De nuevo, otra pausa en el jersey (pequeña, eso sí).




Y en esta parte no tengo perdón.... ¡Lo terminé antes de verano de 2015! Tan sólo tenía que coser las piezas y montarlo. Es más, sólo tenía que coser las mangas porque el cuerpo lo había hecho de una pieza... 

Creo que como propósito 2018 debo apuntar "que me dé menos pereza rematar proyectos terminados"... 

Así que, casi dos años más tarde, saqué el proyecto de su bolsa y cosí, y rematé los hilos. Creo que tardé unas dos horas (en serio, ahora lo veo y me enfado conmigo misma: ¿dejarlo en el limbo dos años por no invertir un para de horas en rematarlo?)




Me queda un poco suelto, pero a mí este estilo de jersey me gusta así. Llámalo manía personal, pero me cuesta asimilar un jersey entallado calado de algodón. Viendo las fotos parece que hasta lo veo ancho... ¡imagina antes de quitarle una repetición del motivo central!

Y si sólo tienes que quedarte con una idea del post de hoy... ¡haz la muestra, por favor, haz la muestra!

¡Hasta el próximo post!

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Avance de buenos propósitos 2017 (septiembre 2017)

¡Buenos días!

Hoy toca de nuevo una entrada para ver cómo avanzan mis propósitos de 2017. Mi último seguimiento fue en junio... ¿habrá muchas novedades?

¡Vamos a descubrirlo!

Propósito 2. Terminar los proyectos pendientes.

De este propósito sólo me quedaban pendientes los Interlocking Leaves Socks. Si me sigues en Instagram seguro que ya has visto que... ¡los he terminado!

Me debatía entre terminarlos y que no me convencieran al llevarlos o tirar de la hebra y deshacer. Finalmente decidí que nunca es tarde para la segunda opción, así que los terminé. Si luego no los llevo cómodos, sólo tengo que deshacerlos y tejerme unos nuevos.



De modo que propósito conseguido... ¡y meto en la hucha los 5€ que tenía pendientes!

Propósito 3. Reducir el montón de lanas.



Aquí sigo progresando adecuadamente. Sigo haciendo cuadrados para la "Bye Bye Yarn Destash Log Cabin Square Blanket". Además, he gastado 3 pares de ovillos de Fabel de Drops para tejer 3 pares de calcetines. Lo cierto es que está siendo un verano calcetinero...

De nuevo, tengo la sensación de que los avances en este propósito realmente los veré al terminar el año. Y aún así me quedarán ovillos enteros, que ya tienen un nuevo proyecto asignado.

Propósito 4. El blog.

Lo estás viendo. Le he hecho un cambio de imagen, he cambiado la paleta de color y sigo publicando con la frecuencia que me marqué en su día.

En este punto me falta sacar tiempo para hacer un montón de post "útiles" que tengo apuntados... Y tendría que darle un repaso a las páginas... Y tengo una idea en mente para hacer... 

Pero bueno, el propósito era "encarrilar mejor el blog, publicar de forma constante y darle un nuevo formato". Así que considero que he cumplido el propósito.

Eso sí, los 10 euros los meteré a final de año, así me presiono a mí misma para no abandonar ahora... jejejeje.

Propósito 5. Hacer un curso para el blog/tienda Etsy.

¡Cumplido! De hecho, de este propósito vienen los cambios del anterior.

En mayo compré un bundle con 30 cursos por menos de 50 euros. Un bundle es un pack con cursos con un descuento muy muy a tener en cuenta. Y es que en este caso cada curso salía por menos de 2€. Siento decirte que sólo estuvo disponible una semana, así que hay que esperar a que salga una segunda edición.

A modo de resumen, había cursos de técnicas craft (carvado de sellos, punto, ganchillo, lettering, etc), cursos de fotográfica y vídeo (edición, para aprender algo de fotografía, diseño, etc), y otro tipo de cursos...

Uno de ellos es el Curso de Iniciación a Blogger de Personalización de Blogs. Un curso que me leí pensando que poco me podía aportar... ¡y cuán equivocada estaba!




En serio, el curso está bien estructurado (siguiendo los propios puntos de Blogger) y está escrito de una forma muy fácil de entender. Mira que yo pensaba que ya controlaba bastante Blogger por haberlo trasteado mucho, pero con este curso he descubierto muchas cosas (y además, por el camino fácil).

En realidad, en diciembre del año pasado hice un curso de esta misma bloguera sobre Instagram. Y mira, tuve la decencia de no ponerlo como propósito 2017, jajajaja. De nuevo, este curso también está estructurado y escrito en un formato muy sencillo de entender. 

También le he echado un ojo rápido al curso de Amigurumis de ganchillo de Wasel Wasel. De nuevo, aquí también aprendí un par de técnicas y consejos interesantes...

Ahora estoy leyendo con calma el Curso de Fotografía y Photoshop de La Bicicleta Vermella. Y tengo pendiente el de Diseñar Packaging de Creative Mindly... Bueno ¡tengo más pendientes! 

Y sin enrollarme más... ¡propósito conseguido: otros 10 euros a la hucha!

Propósito 6. Un viaje.

¡10 euros más a la hucha! Madre mía, este mes me sale caro... jajajaja. 

El último fin de semana de julio nos hicimos una escapada a Granada. Sí, así somos: paseando por la Alhambra y el Albaycín a 40 grados... 

Y me volvería a ir sin dudarlo...

Propósito 10. Leer al menos 17 libros.

Me he saltado los números 7, 8 y 9 porque sigo exactamente en el mismo punto que en junio...




Pero he cumplido el propósito de los libros: ¡10 euros más para el capricho! 

En estos tres últimos meses he leído:

  1. La renegada y La reina traidora, de Trudi Canavan. Seguí con la saga de la Espía Traidora, igual de enganchada que desde la primera página del primer libro. Me queda una trilogía de Trudi, que tengo ya preparada para leer...
  2. Zombi guía de supervivencia, de Max Brooks. A ver, cómo te lo digo... Este libro es para mí. Yo pensaba que tenía un plan de supervivencia en caso de apocalipsis zombi y resulta que no tenía nada. Soy fan de los zombis, en el sentido de que si ocurre algo que haga que la humanidad vuelva a sus instintos más primitivos.. Bueno, mejor documentarme para evitar siendo una mas, ¿no?
  3. El clan del oso cavernario, de Jean Marie Auel. Tenía ganas de leer esta serie desde hace tiempo... y este verano me he decidido a comenzarla. Ahora mismo voy por el segundo libro, pero pretendo leerlos todos antes de volver a Trudi Canavan. A veces esas descripciones tan extensas se me hacen un pelín pesadas... pero los libros me están gustando mucho.
Bueno, en junio llevaba 14 títulos leídos. Si sumo estos 4... hacen 18 ¡y he cumplido otro propósito: otros 10 euros!


Resumiendo...

He cumplido los propósitos: 1, 2, 4, 5, 6 y 10. Así que añadiendo los 45 euros de este post... ¡mi hucha tiene 60€! Y te recuerdo que los 10 euros de reducir el stash me los reservo hasta fin de año...

Eso sí, después de redactar este post me veo más fácil el empujón del último trimestre.

¿Lo conseguiré?

miércoles, 23 de agosto de 2017

Qué hacer con restos de lanas: 5 ideas diferentes

¡Buenos días!

Ya te dije que agosto sería el mes de la formación-inspiración. En mi último post te presenté uno de los libros de mi biblioteca lanera que considero bastante interesante. Y hoy toca post de inspiración.


Supongo que no soy la única que va acumulando restos de lanas varias al ir terminando distintos proyectos y labores. Por favor, dime que no soy la única.

Bien, ya sabes que tengo en casa una caja con restos de lanas de proyectos varios. De algunos restos tengo más que otros, los grosores no son los mismos, ... ¿te suena esta situación?


Pues hoy traigo un recopilatorio de ideas para tejer labores aprovechando restos de lanas. Algunas son más largas, otras pueden tejerse en un ratito.


Aprovecho para avisar que para tejer varias de estas ideas necesitarás saber cómo unir lana de diferente color, así que si aún no sabes puedes consultar y descargar el tutorial haciendo clic en el enlace anterior.


¿Preparad@?


1. Teje unos calcetines con restos de lanas


Te lo conté en un post anterior. Puedes aprovechar restos de varios colores para tejer unos calcetines.





2. Teje un gorro de rayas de colores

Básicamente es la misma idea que la anterior, pero tejiendo un gorro en lugar de unos calcetines.





Por cierto, que si quieres un patrón gratuito para gorro adulto y agujas de 6mm... ¡haz clic! Para aprovechar los restos tan sólo debes hacer cambios en el color de la lana.

3. Un collar


En este post hay un tutorial para hacer un collar utilizando tres cordones tejidos de diferentes colores.





Pero si te gusta la idea, puedes tejer más o menos cordones; de un color o de varios; hacer una trenza o un nudo celta,... Las posibilidades son infinitas.

4. Una manta


Puede parecer una contradicción usar los restos de lana para hacer una manta, pero no es así. Como uno de mis propósitos 2017 te presenté la "Bye bye yarn destash log cabin square blanket" (o manta de cuadrados log cabin para deshacerme de restos de lanas). Si tú también quieres tejer la tuya, consulta la guía para levantar puntos, reúne tus restos de lana ¡y a tejer cuadrados!





5.  Haz un súper-ovillo


¡Y sigue tejiendo!

Desgraciadamente, la web donde puedes ver bien la idea ya no está. Pero en la siguiente imagen se aprecia la idea.





Básicamente, es utilizar el método ruso con el que uní los distintos cabos para la chunky blanket que me hice con los 10 ovillos de Lotus frambuesa. Tan sólo debes juntar lanas de un grosor muy similar, y hacer un ovillo nuevo. 

Y hasta aquí mis 5 ideas para usar los restos de lana. Que no se diga que no ayudo a reducir alijos laneros... Lo cierto es que el mío ha ido bajando, y espero que siga bajando un poco más antes de comprar más lana (que por cierto, tengo muchas ganas).

Y tú... ¿Qué idea tejerás?


¡Hasta el próximo post!

miércoles, 9 de agosto de 2017

Biblioteca lanera: 300 consejos y técnicas para hacer punto

¡Buenos días!

Sé que tejer en verano da calor. Así que este mes voy a dedicar los posts a formación e inspiración.

Y hoy toca el primero: mejorar nuestra técnica o aprender nuevas con un libro que forma parte de mi biblioteca.

Ya hice un post sobre esta temática, pero me parece buena idea para una serie de post. Nunca es tarde para aprender una técnica nueva o para aceptar consejos que nos ayuden a mejorarla.

Y hoy vengo a dar mi opinión sobre el libro 300 CONSEJOS Y TÉCNICAS PARA HACER PUNTO, de Betty Barnden.




Sí que es cierto que, en mi opinión, es un libro bastante completo, y en castellano (que se agradece). 

Contiene mucha información y va dividida en capítulos. Me gustaría decir que éstos se ordenan por nivel de complejidad, pero no puedo hacerlo.

Por ejemplo, el capítulo 3 se destina al diseño. En él encontramos consejos para elegir colores o adaptar patrones a nuestra silueta corporal. No voy a negar que todo esto es interesante, pero... ¿es buena idea hacerlo antes de hablar de las técnicas básicas (capítulo 4)?

Por otra parte, es imposible ordenar los capítulos por orden de dificultad. Por ejemplo, para mí puede ser más complejo tejer con cambios de color que con aguja auxiliar para hacer punto de cable. Para otra tejedora puede ser justo al contrario.

En realidad, yo aconsejo que uses este libro como un manual y a tu ritmo. No pasa absolutamente nada por saltar de un capítulo a otro según la técnica que quieras consultar o según tu nivel de tejido.

Un punto que me ha gustado mucho son las columnas o recuadros de color que encuentras dentro de algunas páginas con consejos. Por ejemplo, dentro de una de las páginas del capítulo de "Equipo y Materiales" hay tres de estos recuadros: uno es sobre el cuidado de las agujas, otro es un consejo para arreglar una aguja astillada y el tercero es una tabla de equivalencia de medidas de agujas. ¿No te parece interesante? ¡A mí sí!




Eso sí, en algunos capítulos la información es "nivel principiante". Por ejemplo, tengo otro libro en inglés que está dedicado única y exclusivamente a entallar, adaptar y ajustar prendas a tus medidas. Obviamente este libro es más completo que el que hoy te muestro, pero quizá nunca llegues a necesitar toda la información que contiene.

Por tanto, el libro de hoy me parece muy muy útil para ir conociendo técnicas nuevas o para ir recopilando consejos. Si después quieres mejorar alguna técnica en concreto, puedes buscar otro libro sobre el tema.




Por ejemplo, en 300 consejos y técnicas para hacer puntos hay un par de puntos dentro de un capítulo sobre tejer con varios colores. Obviamente te dice lo básico, pero para empezar es más que suficiente. Si después decides que necesitas un recopilatorio de motivos de esta técnica, hay libros de sobra.

Al llegar hasta aquí estarás pensando ¿lo recomendaría? Sin duda. Me parece una elección genial para tener variedad de información. Además, otro punto que me gusta es que te explica el "cómo se hace" en general, no de un patrón particular

Este hecho facilita que en el futuro puedas lanzarte a hacer tus propios diseños. 

¡Ah! Y también tiene un recopilatorio de distintas muestras de punto. Que es lo que suelo buscar normalmente en los libros. Piénsalo, si ya tienes el concepto sobre cómo tejer un jersey... ¿Cuántos jerseys puedes tejer combinando varias muestras de punto diferentes?




Por ejemplo te muestro mi jersey calado de algodón (del que próximamente te hablaré en detalle). El delantero combina 4 motivos de punto diferentes. 



Como verás, una técnica + diferentes motivos = muchas posibilidades. Ahora piensa si en lugar de una técnica tienes varias... ¡Por eso me encanta este libro! ¡Porque los límites los marca mi creatividad!

¡Hasta el próximo post!

miércoles, 26 de julio de 2017

Mantita gordita y sencilla

¡Buenos días!

Hoy vengo a retomar otro de mis buenos propósitos 2017: gastar la lana que tengo por casa.

En enero de 2016 compré 10 ovillos de Lotus de Valeria di Roma en el color 131 (un tono frambuesa) con la idea de hacer una manta.

Tras varias pruebas, no dí con un punto que me gustara. Y dejé la manta a la espera de inspiración.

Y a raíz de decidir reducir mi alijo lanero, saqué los ovillos (y las muestras que hice en su día), los miré, me miraron y dije... ¡manta gordita a punto arroz!

Y es que desde que vi a la abuelita tejiendo la manta de Emma en la primera temporada de "Érase una vez..." ¡me enamoré!



De modo que necesitaba una mantita gordita (o chunky blanket, en inglés) en mi vida y en mi sofá.

Y la mía no es como la de la abuelita, pero es sencilla también a más no poder. 

Usé agujas de 12 mm y doble hebra. Monté 77 puntos y tejí a punto arroz hasta que terminé la lana. 

Como novedad, para unir los nuevos cabos de lana, probé el método ruso que puedes ver en el siguiente tutorial visual de Lion Brand.


Y tras usar los 10 ovillos... ¡tengo mi mantita!


No parece nada del otro mundo, pero es uno de esos proyectos sencillos que te abrazan en el sofá y te invitan a hacerte un ovillito entre los cojines.

¿Tú tejerías una manta así? ¿O eres de agujas más pequeñas?



¡Hasta el próximo post!