miércoles, 13 de junio de 2018

Las 5 entradas más vistas de mi blog

¡Buenos días!

He estado revisando las estadísticas del blog y he visto que tengo unas entradas, con diferencia, que están resultando ser bastante populares.

Hoy traigo las 5 entradas más vistas de mi blog. Si en su día ya las viste, puedes aprovechar para volver a leerlas; y si te saltaste alguna, puedes descubrirla ahora.

1. Cómo distinguir el punto del derecho y el punto del revés


En esta entrada te muestro, con imágenes, el aspecto diferente de los dos puntos básicos.

2. Cómo tejer el punto bobo



Este es el punto más básico que dominamos todos. Para todas las personas con las que he hablado, fue el punto con el que aprendieron a tejer.

3. Cómo saber la lana que voy a necesitar



Literalmente, esta es la entrada más vista de mi blog. Está claro que es una duda que se repite mucho, así que me gusta ver que ha sido de ayuda.

4. Cómo levantar puntos

Levantar-puntos-8.jpg

Esto ya parece nivel profesional, pero en realidad, levantando puntos y sabiendo punto bobo ya puedes hacer una manta que se sale de lo habitual.

¡Y aquí puedes descargar la guía en pdf!

5. Gorro con trenza lateral





Este me ha sorprendido, porque es el único post de los 5 que no entra en la categoría de "cómo...". Es más, es uno de los productos de mi tienda Etsy.

Y esto es todo por hoy. Estoy en la recta final antes de la oposición, así que por ahora debo dejar las entradas tipo tutorial, aunque tengo varias ideas apuntadas para hacer.

¡Hasta el próximo post!

miércoles, 30 de mayo de 2018

Tiempo de tejer bufandas

¡Buenos días!

No, no es un fallo de publicación. El título del post está bien. Sí. Estoy segura.

Y es que aún intentando decidir qué calcetines tejer para "rematar" las lanas de mi alijo, pensé en los ovillos que tengo casi enteros y a los que no sé muy bien cómo dar salida.

Soy consciente de que tengo la Byb bye yarn detash log cabin square blanket a medias, pero creo que con los restos "pequeños" y "medianos" que tengo es más que suficiente para terminarla.

De modo que me puse a pensar en qué hacer con los otros ovillos. Llámalo "segunda fase de la limpieza de lanas". El año pasado (o a finales de 2016, no estoy muy segura), mi yaya me dio una caja enorme con restos de lanas porque ella ya no puede tejer ni hacer ganchillo. Me deshice de varias, otras las gasté para hacer la Log Cabin Sofa Blanket, otros restos los he ido gastando para los cuadrados de la futura manta... y aún así tengo aún bastante material.

El caso es que creo que ha llegado la hora de volver a abrir la caja, para volver a deshacerme de esas lanas que tenían en duda pero que sé que nunca usaré para nada. Y luego haré packs de colores para tejer bufandas.

Y ahora es cuando llega el momento "¿te vas a poner a tejer bufandas en verano?". Pues es más que posible.



Y te juro que tiene una explicación: planeo donarlas. Hace tiempo que sigo en Facebook a una asociación llamada IAIA. Entre otros proyectos, tienen uno llamado "Todos manos a la labor" en el que se recogen bufandas para mandarlas a los campamentos de refugiados u otros lugares con niños en situación de riesgo.

Sinceramente, creo que es la solución perfecta. Tejo algo a lo que se le dará un buen uso, y tejo un producto que se termina relativamente rápido (todo depende del grosor de la lana, de las agujas y de lo que me complique con el diseño).

Estoy tejiendo la primera, a punto bobo. Mi idea es hacerlas todas a punto bobo combinando colores, para que todas sean diferentes y divertidas. Si te fijas en la siguiente foto, en esta estoy usando una combinación 2-1-2 (y alterno los colores).



Ahora mismo estoy en la recta final de las oposiciones, y tejer me ayuda a calmarme. Pero al mismo tiempo, no consigo concentrarme lo suficiente para seguir un patrón (aunque sea sencillo). De modo que, repito, ahora mismo es la solución perfecta para mí.

Y sí, he empezado en mayo. ¿Por qué? Pues porque así antes de que llegue el frío ya tendré algo para mandar a esta asociación.

Y tú, ¿planeas tus tejidos con antelación?

¡Hasta el próximo post!

jueves, 17 de mayo de 2018

Buscando patrones para calcetines

¡Buenos días!

Entre mis proyectos laneros para 2018 tengo algunos pares de calcetines para tejer (o volver a tejer, en el caso de los de Emilio).


Y aunque aún no haya terminado el Stavanger… que tiene delito, porque me faltan un par de centímetros para llegar al elástico de las mangas, y luego rematar hilos. Pero últimamente termino el día tan cansada que no me apetece tejer.


Bueno, volviendo al tema calcetines. He comenzado a buscar patrones. Porque yo soy así, me conozco. Un día volveré a las agujas y terminaré el jersey en un par de ratos, y luego tendré el ansia por empezar un nuevo proyecto y me lanzaré a tejer el primer patrón que vea, sin pensar.


Y la verdad, en este caso no es la mejor opción. ¿Por qué? Porque las lanas para ambos pares de calcetines son matizadas, y aprendiendo de errores pasados sé que con ese tipo de lanas no todo vale. No vale la pena encontrar un patrón precioso lleno de trenzas, cables y otros motivos de fantasía para que luego no se aprecie por el colorido de la lana.


De modo que he entrado en Ravelry y he realizado una búsqueda rápida de calcetines, con los filtros de “tiene foto para mostrar” y “punto”. Vale, quizá debería haber sido más selectiva, pero he pensado que si veo patrones maravillosos puedo guardarlos para un futuro.


Entre todos los que he visto, tengo estos para la selección final:
1. Los Vanilla Latte Socks


Creo que pueden quedar bien con lanas matizadas (o al menos creo que el resultado puede no ser un desastre). Además, a simple vista parece que el punto es sencillo, lo que me viene genial para tejer después de cenar o sin estar muy centrada. El patrón lo tienes en Ravelry.

2. Kalajoki


Estos los tengo fichados desde hace tiempo, pero me da un poco de miedo fastidar el resultado con los cambios de color de la lana. Aunque viendo los proyectos, hay muchos matizados y preciosos. Así que si no quedan bien, tiraré de la hebra y elegiré otro patrón.

3. Los Blueberry Waffle Socks


Estos me parecen también sencillos y resultones. Y creo que es un punto que puede quedar bien con la lana que tengas. Puedes encontrar el patrón aquí.

4. Syncopation Socks


Estos me gustan. Mucho. Pero sinceramente, viendo los proyectos creo que les viene mejor una lana lisa.

5. Cadence Socks


Estos serían para mí, no para Emilio. Él piensa usarlos para dormir con los pies calentitos, así que supongo que si le hago calados me miraría raro... Y a mí me parecen preciosos, así que es muy posible que este patrón sea uno de los que teja.

6. Zora



Y con estos llegó la gran duda. Porque yo veo cables y me emociono. Sinceramente, estoy entre los dos últimos para mí. Y es que este patrón me parece precioso, calentito y divertido de tejer.

Y aquí me quedo... decidiendo qué dos patrones tejeré.

¡Hasta el próximo post!

jueves, 3 de mayo de 2018

Colección de Puntos: Punto Damero

¡Buenos días!

Lo primero, siento el retraso con el post de esta quincena, pero tuve un problema de última hora con las fotos. Como además me pilló de puente, no he podido arreglarlo hasta la vuelta...

Hace cosa de un mes me dí cuenta de que tenía la sección "Colección de Puntos" un poquito olvidada... de modo que me propuse buscar una muestra sencilla y bonita para ofrecerte. Y me decanté por el punto damero.

Este punto me gusta mucho porque crea resultados muy vistosos combinando sencillamente punto derecho y punto revés. Como verás, se llama así porque el resultado es similar a un tablero de damas o ajedrez.



Pero venga, ¡a lo que importa!


Punto Damero


Para tejer el punto damero de la foto, monta un número de puntos múltiplo de 10.

Vuelta 1: *5pd, 5pr*, repetir de *a* hasta fin.
Vueltas 2-6Repetir vuelta 1.

Vuelta 7: *5pr, 5pd*, repetir de *a* hasta fin.
Vueltas 8-12Repetir vuelta 7.


Repetir estas 12 vueltas hasta el largo deseado.


Como verás, es sencillo a más no poder. Son dos vueltas que se repiten en bloques para hacer los cuadrados.

Consideraciones sobre el Punto Damero:

El número de puntos que montes debe ser múltiplo de la suma de dos cuadrados. Por ejemplo:


  • Si quieres cuadrados de 8 puntos, debes montar un múltiplo de 16 puntos.
  • Si quieres cuadrados de 10 puntos, debes montar un múltiplo de 20 puntos.

Puedes adaptar este punto al tamaño de cuadrado que quieras, pero siempre teniendo en cuenta que el número de vueltas debe ser mayor que el de puntos. Yo te recomiendo que las vueltas sean pares, para que sea más sencillo. Por ejemplo:

  • Si quieres cuadrados de 8 puntos, debes tejer 10 vueltas para cada cuadrado.
  • Si quieres cuadrados de 10 puntos, debes tejer 12 vueltas para cada cuadrado.

Y hasta aquí el post de hoy, te dejo practicando este punto.

¡Hasta el próximo post!

miércoles, 18 de abril de 2018

El Stavanger de Drops

¡Buenos días!

Lo cierto es que quería haber tenido terminado el jersey que da título al post de hoy para poder mostrártelo en todo su esplendor.

Pero ya sabes que últimamente mi tiempo para tejer es limitado, y como intento aprovechar al máximo los minutos, termino el día tan cansada que pocas veces tejo después de cenar.

En uno de los post de este año puse una lista de objetivos-proyectos de punto o ganchillo para este año. La idea era centrarme en terminarlos antes de lanzarme a comenzar otros.



Uno de los proyectos es el Stavanger de Drops. Es un jersey de estilo nórdico que me gustó desde que lo vi y al que le tenía muchas ganas.


Yo le he cambiado los colores, y lo estoy tejiendo usando "Merino 390", de Valeria di Roma que pedí a Senshoku. Esta lana es una mezcla de 30% lana y 70% acrílico dralón. Debo decir que me está gustando mucho tejerla, porque la hebra no se abre y es muy muy suave. Además, el punto queda muy bien definido.

Al principio tuve que deshacer porque calculé mal los puntos a partir de la muestra y monté una talla más pequeña. Después de tejer todo el canesú (porque este jersey se teje desde el cuello) y separar el cuerpo de las mangas, me dí cuenta del error al meter la cabeza para probarlo.

Lo bueno es que este fallo en la vida de una tejedora tiene fácil (y dura) solución: tiras de la hebra (o de las muchas hebras de colores que has ido tejiendo) y vuelves a empezar.

Ahora mismo lo tengo a falta de 3 menguados en las mangas (en la foto, a falta de 4) y de hacer los puños. Bueno, y de rematar todos los hilos por dentro del canesú.


Lo cierto es que desde que terminé el canesú se me ha hecho un poco pesado: son muchos puntos y sólo tejo del derecho. Pero me está gustando mucho la experiencia de este tipo de jersey.

Y tú, ¿te animas con este tipo de tejidos?

PD: Casi me olvido de decirlo, pero ¡ya he tachado el Rickroll Wrap y a Gatuno de la lista de proyectos!