miércoles, 18 de abril de 2018

El Stavanger de Drops

¡Buenos días!

Lo cierto es que quería haber tenido terminado el jersey que da título al post de hoy para poder mostrártelo en todo su esplendor.

Pero ya sabes que últimamente mi tiempo para tejer es limitado, y como intento aprovechar al máximo los minutos, termino el día tan cansada que pocas veces tejo después de cenar.

En uno de los post de este año puse una lista de objetivos-proyectos de punto o ganchillo para este año. La idea era centrarme en terminarlos antes de lanzarme a comenzar otros.



Uno de los proyectos es el Stavanger de Drops. Es un jersey de estilo nórdico que me gustó desde que lo vi y al que le tenía muchas ganas.


Yo le he cambiado los colores, y lo estoy tejiendo usando "Merino 390", de Valeria di Roma que pedí a Senshoku. Esta lana es una mezcla de 30% lana y 70% acrílico dralón. Debo decir que me está gustando mucho tejerla, porque la hebra no se abre y es muy muy suave. Además, el punto queda muy bien definido.

Al principio tuve que deshacer porque calculé mal los puntos a partir de la muestra y monté una talla más pequeña. Después de tejer todo el canesú (porque este jersey se teje desde el cuello) y separar el cuerpo de las mangas, me dí cuenta del error al meter la cabeza para probarlo.

Lo bueno es que este fallo en la vida de una tejedora tiene fácil (y dura) solución: tiras de la hebra (o de las muchas hebras de colores que has ido tejiendo) y vuelves a empezar.

Ahora mismo lo tengo a falta de 3 menguados en las mangas (en la foto, a falta de 4) y de hacer los puños. Bueno, y de rematar todos los hilos por dentro del canesú.


Lo cierto es que desde que terminé el canesú se me ha hecho un poco pesado: son muchos puntos y sólo tejo del derecho. Pero me está gustando mucho la experiencia de este tipo de jersey.

Y tú, ¿te animas con este tipo de tejidos?

PD: Casi me olvido de decirlo, pero ¡ya he tachado el Rickroll Wrap y a Gatuno de la lista de proyectos!

miércoles, 4 de abril de 2018

Biblioteca Lanera: El gran libro de muestrario de puntos

¡Buenos días!

Hoy toca otra vez sección "Biblioteca lanera".

Llega un momento en la vida de todo tejedor que siente que los libros de punto no le aportan muchas novedades. En realidad, la gran mayoría tienen la misma información: lanas, agujas, otros accesorios, montar punto, derecho, revés, algún muestrario con elástico y poco más, aumentos, menguados, y alguna labor para practicar.

Lo cierto es que muchos de mis libros son así. Y es uno de los motivos por los que selecciono muy bien los libros que compro. Porque no quiero tener esas cosas repetidas para terminar aprovechando diez páginas de un libro.

De modo que un recursos muy interesante, desde mi punto de vista, son los libros de muestras de puntos. Como El gran libro de muestrario de puntos.


Por supuesto, este libro tiene toda la "información básica" que te he nombrado antes. Pero también tiene más de 250 muestras de puntos diferentes.

Al principio algunas muestras me costaron, pero fue sobre todo porque no estaba acostumbrada a la leyenda de los puntos. Esta leyenda la encuentras al principio del libro, y es tan sencillo como copiar en un papel lo que necesitas y ponerlo al lado de la muestra que estás tejiendo (consejo de Laura para no estar cambiando de página y hacerte un lío, por experiencia).

Sinceramente, poco más puedo decir, excepto que me encanta tenerlo en la estantería y de vez en cuando probar un punto cuando quiero tejer algo que se sale de mi "surtido habitual".

Y tú, ¿tienes libros de este tipo?

miércoles, 21 de marzo de 2018

Buenos propósitos 2018: Revisión de marzo

¡Buenos días!

Ya estamos en la segunda quincena de marzo, por lo que toca la primera revisión de mis propósitos para 2018.




Ya te aviso que este trimestre la hucha no va a llenarse demasiado, pero bueno, tampoco quiero enfadarme conmigo misma y echar la toalla.

Entre más trabajo y preparar la oposición, este año se plantea difícil (al menos hasta julio). Así que he tenido que replantear prioridades a la hora de "atacar" mis propósitos.

Y sin más... vamos a ello:

Propósito 1. Un viaje.



Buenooooo.... No está hecho, pero está organizado. 

A finales de abril nos vamos con unos amigos a Londres. Es la cuarta vez que voy, pero la primera con niños. Me parece una forma muy interesante de redescubrir a ciudad.

Además, en agosto haremos también un viajecillo familiar a Roma. ¡Estoy como una niña pequeña la noche de Reyes de pensar en dos viajes!

De modo que... ¡aquí tengo listos mis primeros 20€ para meter en la hucha! Sí, voy a meter 10€ por viaje, en mayo y en agosto.

Propósito 2. Superar la oposición.

Este propósito es a largo plazo, pero espero tacharlo de la lista en julio (aunque por aquí lo confirme en septiembre).

Hay días que pienso que no seré capaz y que no voy a llegar. Y hay días en los que pienso que si me organizo un poco mejor, puedo conseguirlo.

Propósito 3. Aprender a quererme más y a exigirme menos.

¿Puedo decir que progreso adecuadamente? Lo cierto es que estoy aprendiendo a exigirme en lo importante (ahora mismo la oposición), pero a relajarme un poco en otros aspectos.

No pasa nada si una semana no consigo terminar todos los objetivos que me había propuesto. A lo mejor puse las miras demasiado altas. Lo importante a veces es no agotarse para coger fuerzas.

Propósito 4. Terminar los álbumes de fotos de la Boda y la Luna de Miel.

Este es un ejemplo de exigirme menos. Ha llegado a generarme mucho estrés pensar que tenía planeado dedicarle una hora un lunes por la tarde y no poder hacerlo. 

En uno de estos momentos fue cuando pensé que el estudio del tema que tenía entre manos me estaba costando más de lo previsto, pero que necesitaba terminar el tema en lugar de ponerme con las fotos.

Sinceramente, es algo que puedo hacer en julio, pero preparar el temario, las unidades didácticas y la programación tienen fecha límite.

Propósito 5. Reducir las cosas que he acumulado.

Estoy en ello. Me propuse hacer el reto de "100 cosas menos en 100 días", pero no creo que llegue a las 100 (a menos que haga un domingo de limpieza a lo bestia revisando armarios varios).

He calculado que los 100 días cumplen el 10 de abril, así que quizá para esas fechas publique "un resumen" de las 100 cosas que ya no están en mi vida.

Propósito 6. Organizar mejor la casa.

Por ahora pasapalabra....

Propósito 7. Animarme a hacer vídeos para el blog.

Repito, pasapalabra...

Propósito 8. Tomar "un café" al mes con alguien especial.

Este sí que lo estoy cumpliendo. En enero y febrero he conseguido reservar tiempo para un café, para jugar a juegos de mesa,... Me estoy dando cuenta de que estos ratitos me cargan las pilas y me vienen muy bien.

Propósito 9. Planificar menús semanales.

Me está costando mucho este propósito, aunque lo voy cumpliendo. Sin embargo, el año pasado era capaz de planificar casi 2 meses de comidas y cenas, y este año no consigo pasar de dos semanas...

Eso sí, siempre tengo algo "de reserva" en la despensa para improvisar una comida rápida en caso de que cambien los planes y no pueda hacer lo que tenía pensando (que me está pasando mucho también...)

Propósito 10. Hacer un curso del bundle.

Tengo un repaso de los cursos que me interesan hecho. He decidido descargar todo lo que pueda descargarse y dar prioridad a los que son estrictamente online.


Pues por ahora, este es mi resumen de los propósitos 2018. Y tú, ¿has cumplido ya varios de los tuyos? 

miércoles, 7 de marzo de 2018

Proyectos laneros para este 2018

¡Buenos días!

Hoy traigo mi lista de proyectos para este año.

Llevo ya un tiempo dándome cuenta de que mi tiempo para tejer se ha reducido mucho. Y llevo un tiempo en el que cada vez que veo algo pienso "esto lo tengo que hacer".

Así que he llegado a un acuerdo conmigo misma: ir apuntando proyectos en una libreta y parar cuando haya llenado una página. Los que no quepan ni me los planteo. Si sobra espacio, puedo añadir, pero hasta llenar la página.

Y luego la idea es tachar conforme vaya terminando. 

Para no hacer trampas, el tamaño de página es algo más pequeño que un A5. Y por ahora tiene lo siguiente:


1. El Stavanger de Drops



Empecé a tejer este jersey el año pasado, y lo dejé "en reposo" para terminar una manta. Le he cambiado la combinación de colores y ya estoy tejiendo las mangas. Así que si no tardo una eternidad para rematar todos los hilos del canesú, lo mismo puedo ponérmelo y hacer fotos antes de morir de calor.

2. Rickroll Wrap



Mientras buscaba un jersey tipo nórdico para tejer como proyecto largo, me enamoré de la creación de este chal en Instagram. El mismo día que su autora sacó el patrón a la venta lo compré, y comencé a tejerlo en agosto. Lo terminé bastante rápido... y tardé un tiempo en ponerle los botones y rematar todos los hilos... (no tengo remedio).

3 y 4. Calcetines con lana Opal y volver a tejer los calcetines de Emilio

En una escapada de un día a Madrid de compré una madeja de Opal, y estoy aún sin buscar patrón para tejerla.

Además, hace un tiempo le tejí unos calcetines a Emilio, y este invierno me dijo que le quedan flojos. Así que los tengo en una bolsa a la espera de tirar del hilo para hacerlos con menos puntos. Aunque también me apetece meterles algún punto de fantasía, para que no sean tan lisos (aunque la lana es matizada). Lo mismo repito los Hermione's que tejí este verano, que me gustaron mucho.

5. Otro cojín de Juego de Tronos

Tengo el diseño medio pensado. Me falta dibujarlo, que cuadre con lo que quiero, probar, tejer y sacar el patrón. Al ritmo de tiempo que tengo, lo mismo antes están todos los libros a la venta...

6. Terminar la Bye Bye Yarn Destash Log Cabin Square Blanket

Sigo tejiendo cuadrados de log cabin para mi manta de restos. La verdad es que no tengo el recuento oficial de los que llevo, pero calculo que serán la mitad.

En cualquier caso, quiero darle un buen empujón y terminar todos los cuadrados este año. Ya no sé si unirlos para hacer una manta grande, o hacer dos más pequeñas, o donar los cuadrados para algún proyecto solidario.

7. Amigurumi de Gatuno

Esto es para el sobri, que está en modo súperfan del personaje. He sacado el patrón de Canal Crochet, y me falta poner los ojos de seguridad, el fieltro y unir las piezas.

8. Honeycomb Blanket



Ya sabes que lo mío son las mantas, y estoy enamorada de esta desde hace tiempo (ya te comenté lo peligrosas que son las redes sociales...). 

Tengo la combinación de colores ya muy clara. Me falta decidirme a comenzar el proyecto, porque la verdad es que quiero seguir eliminando lana que tengo...

9. Pulpitos para prematuros

En este post ya te presenté este maravilloso proyecto para hacer amigurumis de pulpitos para bebés prematuros. Revisando la lista de hilados aptos para ver si podía utilizar unos que he localizado entre los que tenía en casa de mis padres (ejem, mis lanas invaden varios sitios...) he visto que el Safran de Drops no vale. 

Ya no sé si en su día estaba en la lista o si leí mal, pero tengo varios pulpitos hechos con este material. Así que tengo que separarlos del resto que tengo hechos con Creativa de Anchor antes de hacer y poner ojitos. 


Lo cierto es que después de escribir todo lo que quiero hacer me parece demasiado. Especialmente porque seguro que añado algo más a la lista. Pero en fin, lo que no teja en 2018, quedará en lista para 2019.

Y tú, ¿tienes muchos planes en mente para tejer?  

miércoles, 21 de febrero de 2018

6 ideas para elegir paleta de color para un proyecto

¡Buenos días!

¿No te ha pasado nunca que has tenido un proyecto en mente pero no sabías muy bien cómo elegir la paleta de colores para llevarlo a cabo?

Lo cierto es que a mí me ha pasado muchas veces. Siempre que pienso en tejer algo (o ganchillearlo) y debo elegir los colores para el proyecto, tardo una eternidad en decidirme.

Por eso he pensado que sería interesante tener una lista de ideas para "solucionar" este pequeño "problema".

Así que he ido apuntando posibles opciones para elegir una gama de colores, y he llegado a 6 ideas. ¿Quieres conocerlas?

1. Elige una combinación que siempre te haya gustado

Como diría mi madre, te estoy descubriendo el agua azul con azulete. Pero te juro que esta es la solución que menos veces he usado. Y eso que funciona.

Cuando hice el diseño de la manta de ganchillo para Emilio utilicé una paleta de colores que me gusta mucho: blanco, negro, gris y rojo. Le añadí un tono beige porque necesitaba un quinto color. Y a partir de los colores saqué el diseño.

Al diseñar la mantita Cher Enfant tiré de otra combinación que me gusta bastante: azul y marrón. Elegí varios tonos de cada color y comencé a combinar sobre el papel, y luego a tejer.


paleta de color

2. Escoge un color y usa varios tonos

Vale, de nuevo puede parecerte una obviedad, pero esto es un básico que nunca falla. 

Piensa un color, ahora piensa el mismo color pero claro y oscuro. Ya tienes 3 tonos: claro, medio y oscuro. Si con 3 no te basta, puedes añadir algún color neutro: blanco, negro, gris o un marrón topo.

Mira por ejemplo mi manta log cabin para bebé. No tiene más, es azul y blanca. Y sin embargo, es marino, azul, azul bebé y blanco.


paleta de color

3. Escoge un color base y añade otros que contrasten

No lo había dicho por aquí, pero a finales de año empecé un jersey. Tenía ganas de tejerme un jersey con canesú de fair isle. Yo siempre lo he llamado jersey estilo nórdico, pero que se note que controlo el vocabulario ;-)

El patrón es el Stavanger de Drops y se teje con agujas de 3 mm. Si hubiera seguido el patrón original hubiera necesitado el color de base y otros 8 colores. Y me negué.

El primer motivo fue el gasto económico. Era comprar 8 ovillos de diferentes colores para gastar un poco de cada color. 

El segundo motivo fue el alijo lanero. A ver, si llevaba meses intentando reducirlo... ¿por qué meter 8 ovillos casi enteros?

Esto me llevó a decidir escoger menos colores: el color base y un máximo de 4 colores a combinar. Podría haber seguido los colores del patrón original, pero terminé decidiendo la siguiente combinación: gris, rosa palo, beige, morado y verde oscuro.

Empecé decidiendo el fondo: quería un color gris. Los otros colores los elegí para que combinaran bien entre ellos y con el fondo. Así aproveché para meter el rosa palo, que me encanta, pero me hace muy mala cara.

4. Escoge una combinación que haga referencia a una temática

Piensa, si fueras a tejer un cojín para decorar el salón en Navidad, ¿qué colores escogerías? Seguro que ya tienes en mente el rojo, el blanco y el verde.

Este ejemplo es menos clásico. Hace años mi yaya se ofreció a hacer una manta a ganchillo para mi madre. Y mi madre dijo que la quería "de los colores de un bosque en otoño". Así que la manta combina tonos de verde, naranja y ocres.

Sinceramente, aquí el límite es la imaginación de cada uno. Porque para determinados temas, pueden pensarse muchas combinaciones diferentes.

5. Busca en Pinterest

Creo que era obvio que antes o después te nombraría a Pinterest. Mira qué pasa si busco "paleta color":


paleta de color


He ido bajando en la página y ya tengo varias combinaciones para "futuras mantas" (tengo que ver seriamente lo de esta obsesión).

6. Saca los colores desde una foto que te encante

He dejado para el final la más interesante. Seguro que tienes alguna foto que te encanta, además de por la imagen, por los colores.

¿Has pensado alguna vez usar esos colores para un proyecto? Parece complicado, pero la tecnología puede ayudarnos.

Yo para esto, he usado Pictaculous. Y es de lo más sencillo: eliges la foto, la "subes" y generas la paleta de color. 

Mira dos ejemplos:




A partir de la imagen, tienes una paleta de 5 colores con sus códigos hexadecimales (esto para elegir el color de lana no te hace falta). Pero creo que con los recuadros de color, es más que suficiente para tener una idea de lo que buscarías en la tienda de lanas.

Llevo unos años queriendo hacerme una manta "de pavo real". Y después de subir estas dos fotos a Pictaculous, estoy a punto de ir corriendo a buscar el género.


Y aquí mis 6 ideas para ayudarte a encontrar esa combinación perfecta de colores para tu proyecto. Espero que te hayan gustado o parecido interesantes.

¿Tienes alguna combinación predilecta de colores? ¿Has tejido algo con ella?

¡Hasta el próximo post!